EL PREMIO

teatro vacio

La marquesina iluminada del teatro auguraba una velada brillante.
La avenida desbordaba de vehículos. Rápidamente los taxis dejaban sus pasajeros en la vereda
Lo habían convocado temprano . Se acercó e intentó asomarse a la boletería, sufriendo innumerables apretujones .Con los codos se abrió paso entre una horda de señoras con olores a desodorantes baratos y a perfumes de ocasión, que se disputaban la permanencia en el vestíbulo.
Hombres con trajes arrugados y pasados de moda estaban junto a ellas. Cuando llegaba algún famoso ,empezaban los cuchicheos y gritos histéricos y las fotos junto al elegido.
Consiguió una entrada invocando su condición de premiado y lo mandaron a la última fila en el lado derecho.
Poco a poco se desarrolló la ceremonia. Llamaban por tandas. Cada galardonado tenía su grupo de amigos que lo vivaban , aplaudían a rabiar y se levantaban de las butacas cuando su héroe bajaba del escenario.
Así fue toda la noche. Cuando escucho su nombre , una promotora apurada le indicó que subiera al escenario. Se cruzó con los presentadores y los músicos que se movían raudos hacia la calle
La chica señaló un pasillo lateral y una cortina.
Tras esa cortina estaban sus 5 segundos de fama.
Cuando salió lo único que vió fue el galardón de acrílico sobre una mesita, mientras tanto la sala estaba completamente vacìa.
Le gritaron que tomara el premio que tenían que cerrar.
Cuando lo hizo, lo levantó repitiendo el gesto que había visto hacer tantas veces esa noche.
Lo levantó imaginando una ovación,algún aplauso.
En ese momento el cenital parpadeó y los demás reflectores fueron apagandose uno tras otro….

© Francisco Alberto Chiroleu

Anuncios