Mes: febrero 2017

Bruno Chiroleu: Términus en Finisterre

bruno1 Chiroleu, de freelancer a autoeditor.

La aparición de Términus durante el 2012, significó la irrupción visible de una nueva ola de autores con epicentro en Rosario, Santa Fe. Bruno Chiroleu, no solo es el editor responsable de la revista, sino que, además, es un artista de talento que escribe y dibuja sus propias historias, ejercitando con predilección géneros como el fantástico, la ciencia ficción y el terror. Términus alcanzó un total de 12 números de cadencia cuatrimestral, para ahora transformase en una editorial con un ambicioso plan de publicaciones.

Fecha de nacimiento, edad, y ¿cuándo hiciste tu primera historieta?

“12 de marzo de 1981. 35 años, por ahora. Técnicamente, a mi primera historieta la dibujé alrededor de los ocho años, en una tira de hojas de computación de las que mi viejo traía del laburo, haciendo una ‘viñeta’ por página, con fibra, en la mesa del comedor.”

¿Tenés estudios formales…

Ver la entrada original 1.999 palabras más

Anuncios

Tres poemas de Juan Francisco Altamiranda

 


12048506_1003511883033354_1927352420_n-1
Foto: Luciano Cagliardi.

BUSCA UN MUNDO QUE TUS PADRES NO PUEDAN DESTRUIR

Busca un mundo que tus padres no puedan destruir

donde los miedos que heredaron no sean admitidos,

donde las luces que los guiaron se apaguen al unísono

y los estándares de vida que los moldearon se desdoblen en tus manos.

Contribuye a un mundo nuevo,

desiste de la propaganda, rechaza el modelo,

busca un mundo que tus padres no puedan destruir

donde el valor de las personas no sea pesificable,

donde el éxito sea un cuento que nadie se traga

y los mártires crucificados cuelguen mudos de la pared.

Busca un mundo que tus padres no puedan destruir,

la vedette se lamenta sobre sus tetas desmoronadas,

sus caderas ya no arrancan ni un solo suspiro,

ningún cuello torcido queda a su paso,

ha perdido todo aquello para lo que un día vivió: los demás.

Desaparecen los dogmas, las certezas, los asideros,

los símbolos de una era se disuelven:

las figuras políticas de mayor peso,

los grandes deportistas, los astros,

las voces de una generación

se apagan una por una,

son arrastrados hacia el olvido por los vientos de cambio

que no dejan de soplar,

nunca dejan de soplar,

desde que el mundo es mundo y hay vida en él.

Los episodios violentos, trágicos, conmovedores

que sacudieron los cimientos de todas las sociedades,

que suscitaron el interés de la opinión pública,

que fueron tema de discusión en hogares, lugares de trabajo y mesas de bar

no podrán ser expresados en lenguaje alguno,

no tendrán nada que decirnos a nosotros,

callarán, de forma inexorable,

para siempre.

Cuida bien tus errores, protege cada fracaso,

guarda celosamente el dolor de todas tus caídas,

que nadie te quite la posibilidad

de familiarizarte con el suelo,

de andar kilómetros y kilómetros en la dirección equivocada,

de mapear tu propia existencia en este mundo

para bien o para mal, para eso es que estamos acá.

Toma tu cabeza y condúcela a toda velocidad contra esa pared

sólo hay un modo de aprender y ellos también lo comprobaron así

después de un millón de caídas

o más.

 

(más…)